Antecedentes
Don Bosco expresa la certeza acerca de la acción poderosa de Dios en la historia futura de los Cooperadores: “no es Don Bosco, ¡es la mano de Dios que se sirve de los Cooperadores! Escuchen habéis dicho que (…) la Obra de los Cooperadores es querida por muchos. Y yo añado que esta Obra se extenderá por todos los países y se difundirá por toda la cristiandad. (…) ¡La sostiene la mano de Dios! Los Cooperadores serán los que ayudarán a promover el espíritu católico. Será una utopía mía, pero ¡la sostengo! (…) Los Cooperadores levantarán la antorcha luminosa de una fe activa”

La Promesa
LA PROMESA ES ANTE DIOS Y PARA TODA LA VIDA. Ella debe concretarse en un retiro de discernimiento final, previa una solicitud del aspirante y un consentimiento documentado del Centro Local, sancionado posteriormente por el Consejo Inspectorial, “órgano de animación y gobierno del conjunto inspectorial de Centros Locales” (PVA 43.3).